Chubut: destino enológico por descubrir

Chubut: destino enológico por descubrir

El nombre legendario de la Patagonia atrae por lo exótico. Por la promesa de un paraíso por desentrañar. Y no decepciona. Hace décadas estuve en Bariloche en un viaje con amigos y en el 2012 pude visitar bodegas en en Neuquén y Río Negro.  Pero esta vez el destino era Chubut, en la Patagonia extrema. En la nueva frontera austral del vino argentino

La primera vez que probé un vino de Chubut fue en 2022 cuando caté los vinos de la bodega Otronia. Me sorprendió la calidad, finura y originalidad de sus vinos.  Así que cuando recibí la invitación para visitar por 3 días viñedos en Chubut no dudé en aceptar. Mis expectavias eran altas  y fueron superadas.  Además era una oportunidad única: ser testigo del nacimiento de una región para el vino.

Chubut es una provincia enorme y diversa. Se extiende desde el Atlántico hasta los Andes por lo que, si bien muestra un carácter marcado por sus paralelos, tiene una gran diversidad geográfica. Así, es destino para el deporte de escalada y la pesca con mosca. Pero también produce tulipanes y en octubre reciben visitas de todo el mundo para admirar sus campos floridos.

En la gastronomía son famosos por el cordero, la trucha y la fruta fina (frutillos rojos y negros).

Chubut tiene muchas cualidades que le permiten hacer vinos únicos

  • Cuentan con una envidiable amplitud térmica (diferencia de temperatura entre el día y la noche) la que permite una maduración lenta y equilibrada.
  • Sus vinos tienen una acidez pronunciada lo que les da una gran frescura y expresividad. Una marca indeleble en el estilo de sus vinos.  
  • Luminosidad y horas de sol. Esto redunda en una buena evolución del grano y el engrosamiento de la piel.
  • No hay problemas sanitarios mayores, lo que les permite reducir al máximo el uso de sulfitos en el proceso, y además pueden plantar viñedos a pie franco.
  • Su mayor problema son las heladas pero han desarrollado un método de riego por aspersión que prepara a las plantas para enfrentar estos peligros.

Por las condiciones indicadas su mejor potencial está en:

  • Vinos blancos:
    • La codiciada chardonnay es la primera opción y no decepciona.
    • La gewürztraminer se expresa de manera singular dando vinos con aromas elegantes y una frescura inusitada.
  • Rosados: en especial de pinot noir. Tienen la frescura suficiente y una piel gruesa para regular color y estilo.
  • Espumosos: nuevamente la acidez se convierte en un argumento ideal para crear los vinos base y apostar por el método clásico.
  • Tintos sutiles pero con carácter como los que hacen con la uva pinot noir.
  • Sin olvidar a los vinos naranja que hoy son tendencia. Probamos varios y fueron una revelación por su finura y delicadeza.

El Recorrido

Amanece en Esquel
Amanecer en Esquel

Nuestro punto de llegada fue la ciudad de Esquel desde donde partimos los dos primeros días para nuestras visitas. Enrumbamos a la localidad con el curioso nombre de Paso del Sapo, a unas 3 horas,

 

 

 

 

 

 

 

 

Día 1: PASO DEL SAPO Y GUALJAINA

Rincón de los Leones:

Juan Giacomino es un alma sensible con una historia personal de novela. Ha desarrollado con sus socios un lugar único. Alejado, bucólico, monacal y desprovisto de lujos. Aunque la suma de esos factores convierta el lugar en un lujo para pocos. Ha desarrollado una posada (Estancia Los Robles), austera y minimalista, usando para la contrucción material de la zona

Sus vinos, como su proyecto, son atractivos por lo que se hace y por lo que se deja de hacer. En el caso de los vinos adhiere a la filosofía de la mínima intervención tanto en el viñedo como en la bodega. Opta por técnicas ancestrales sin intentar ocultar el carácter del lugar y su viticultura se rige con los principios biodinámicas.

Su producción todavía es minúscula y solo pudimos catar uno de sus vinos, directo del ánfora: un Chardonnay fermentado con pieles: fresco, con 12.5 % alcohol, cosechado el 16 de febrero. Todavía en desarrollo pero ya mostraba complejidad de aromas y un buen agarre en la boca que nos dejó con las ganas de probar más.

Piedra Parada

En nuestro camino de regreso nos detuvimos a conocer de cerca la Piedra Parada, monumento natural de origen volcánico que impresiona al visitante y fascina a los escaladores profesionales.

 

 

 

 

 

 

 

Viñas de Huancache

Laura y Daniel dejaron la ciudad para desarrollar un sueño en la lejana Patagonia. Ofrecen alojamiento en una prácticas cabañas y hacen de guías turísiticos. Es un proyecto en el ámbito enológico es todavía nuevo pero que ya va dando sus frutos:

Chardonnay 2022 frutal y expresivo con notas de maracuyá y  durazno maduro, melón y maracuyá (tiene un pequeño porcentaje de sauvignon blanc); vino Naranja: también con chardonnay. Amable y sedoso; y también catamos un buen Pinot Noir.

Ofrecen alojamiento en una prácticas cabañas y hacen de guías turísiticos

Nos sirvieron un delicioso almuerzo empezando por una lasaña de berenjenas y siguiendo con un cordero patagónico que fue la estrella del día. El punto gastronómico más alto del viaje.

 

Cielos de Gualjaina

Una linda visita: por la belleza del entorno privilegiado y por la emoción del proyecto familiar en marcha. Mariano y Alejandra, una pareja dedicada a la docencia llegó a Gualjaina hace unos años por trabajo y en forma paralela empezaron a desarrollar un sueño vitivinícola que empieza a dar sus primeros frutos. Sus 3 hijos también están involucrados y el día de nuestra visita Sol que, aunque también es maestra, está estudiando para sommelier y fue la que nos presentó los vinos en la cata.

Han construido una linda bodega artesanal equipada con ánforas y con barricas usadas. Las condiciones del lugar les permiten ejercer un manejo tradicional del viñedo y respetar las uvas al máximo para crear vinos auténticos.

Catamos su Chardonnay de buen expresión varietal, un delcioso Gewürztraminer y un delicado vino naranjo de Gewürztraminer. 

 

Día 2: TREVELIN

                       Mirador de Trevelin

Trevelin es una localidad desarrollada por imigrantes galeses que llegaron hace más de un siglo, sin saber que en algún momento se convertiría en la nueva estrella del vino argentino. Se acaba de formalizar la Indicación Geográfica (IG) Trevelin lo que le otorga una gran visibilidad dentro y fuera del país. En pocos años y gracias a la calidad y singularidad de sus productos han logrado dar este paso importante. 

Casa Yagüe

                                                                                     

La pareja con formada por Patricia (arquitecta) y Marcelo (contador dedicado a los bienes raíces) compró una propiedad hace más de una década. Es una finca preciosa tanto por el entorno como por el buen gusto. El paisajismo realza la belleza del lugar que incluye unas cabañas con todas las comodidades para alojarse y planear unos días de descanso y algo de aventura.

Han viajado por el mundo buscando inspiración para sus vinos y en poco tiempo han logrado desarrollar un portafolio de vinos muy consistente.

Sauvignon Blanc: maceración previa hasta 12 horas inerte Hierba aromática Gran boca intensa; Chardonnay 2021: fresco; Semillon 2022: mantequilla,  miel y tostados refrescados con una boca de acidez firme. Un curioso Cabernet Franc 2022, con 6 meses barricas y  10.5% de alcohol. De color muy claro, mucha fruta roja y recuerdos de caramelo. Terminamos con un Pinot Noir 2022 que muestra el gran potencia de esta cepa en Trevelin.

Viñas del Nant y Fall

“No es posible”, les dijeron. “Están perdiendo el tiempo”. Los libros de texto y el conocimiento tradicional consideraban improbable la producción exitosa de vinos en esta localidad. Por las temperaturas promedio y, sobre todo, por la inclemencia de las heladas. Pero la familia Rodríguez no se desanimó. Sergio, el padre, está a cargo de la dirección general y Emanuel, el hijo, lidera el área enológica.

A pesar de ser los precursores de la zona siguen en la búsqueda y de las mejores variedades y técnicas. Nos presentaron un Riesling que está en proceso de maduración, un prometedor Gewürztraminer del año, un delicioso rosado de pinot noir y dos tintos con esta misma cepa.

Pero Nant y Fall es mucho más que una bodega de vinos. De hecho el proyecto empezó con el turismo, acogiendo motocars y después cosntruyendo habitaciones.  Para cerrar el circuito pueden pasar por la bien surtida tienda en la que no solo tiene vinos sino productos gourmet y otros recuerdos de calidad, con énfasis en el producto local. Aparte de vinos me llevé una torta negra galesa y lomo de jabalí ahumado.

Contracorriente

La enóloga Sofía Elena, luego de una larga experiencia internacional en Borgoña , Nueva Zelanda y Chile se vio seducida por un proyecto en un lugar extremo como Trevelin.

El proyecto Contracorriente nace de la afición de un estadounidense por la pesca con mosca en la Patagonia.  Compró tierras y terminó involcurándose en la vitivinicultura.

Nos ofrecieron una triple cata vertical con varias cosechas sus Pinot Noir, Chardonnay y Gewürztraminer,  que mostraron una buena evolución y una marca registrada de la vibrante acidez. Un gran futuro a corto plazo.

 

Día 3: EL HOYO-LAGO PUELO 

El último día fuimos hacia el noroeste de la provincia a las localidades de El Hoyo y Lago Puelo donde visitamos 4 bodegas. Después de desayunar. Salimos a las 8:00 a.m. todavía sin luz con destino a la localidad de Lago Puelo. Despuntaban los primeros rayos de sol pero la niebla espesa.

Adamow

Cuando pensé que ya no podría impresionarme más llegó la visita a Adamow. Una atmósfera mágica rodeó esta visita con un paisaje misterioso y seductor. Empezamos la cata cuando recién había amanecido (pasadas las 8:30 am) lo que contribuyó a la singularidad de este momento.

Y sus vinos sorprendieron y gustaron. Un Sauvignon Blanc 2019: nota herbal (pero no verde) entrelazándose con fruta cítrica como toronja y una firme textura en la boca. El Pinot Noir 2019 con ese color más concentrado típico de Chubut y fruta especiada y vivacidad en boca.

 

Ayestarán-Allard 

Recibimos una cátedra y clase de historia sobre Chubut de Darío Gonzalez Maldonado el “decano” del vino en esta provincia. Conoció desde los años 90 los retos que suponía hacer vino esta Patagonia extrema pero con la convicción de tener entre sus manos un tesoro enológico que daría frutos pronto. Hoy es una realidad y Darío no puede ocultar su merecido orgullo.  Hoy asesora a varios proyectos dándoles el norte adecuado en esta zona austral. (Después de la visita siguió con nosotros en el almuerzo en el restaurante Pirque).

Nos prodigó con varios vinos tanto del tanque, las barricas o botellas. Y nos sorprendió con sus merlots, el espumoso de riesling, su vino naranja de chardonnay, entre otros.

 

Mammarelli 

La joven enóloga Jeniffer Palacios se encuentra en una etapa de aprendizaje y desarrollo. No solo tiene tintos y blancos sino que hacen espumosos con el método tradicional, sidra y, últimamente, han empezado a probar con un destilado de orujos tipo grappa.

Su línea principal es “Gurrumines de la Comarca” de la que probamos sus Chardonnay 2020 (el más fresco y equilibrado), 2021 sin barrica y 2021 con 6 meses en roble. También el Pinot Noir 2021 con 8 meses de barrica.

Terminamos la cata con un rico Late Harvest de cabernet franc.

 

Patagonia Wines

 

Y terminamos las visitas con la bodega precursora: donde todo comenzó. Aquí llegó Bernardo Weinert en los años 90 para hacer una apuesta radical.

Catamos varios vinos con buena relación calidad precio como los de la línea Piedra Parada y Faldeo de Epuyén. Cerramos con el Más Allá, un espumoso rosado.

Nos despedimos de esta linda bodega rodeada de un paisaje asombroso. Estos días parecieron un sueño pero afortunadamente fueron realidad. Ahora el sueño es volver.

(Agradecemos la invitación del CFI, Coviar y el Gobierno de Chubut)

 

 

 

 

Compartir

Comments (109)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


beylikduzu evden eve nakliyatpaykwik
preloader